APROVECHA LOS ESPECIALES DE ESTA SEMANA EN TODOS NUESTROS EBOOKS EN AMAZON

miércoles, 10 de abril de 2013

Dios, sus obras

Fuente: elcristianismoprimitivo (PUNTO) com/doct2 (PUNTO) htm

CAPÍTULO 2

Dios, sus obras

“Jehová de los ejércitos, solo tú eres Dios de todos los reinos de la tierra; tú hiciste los cielos y la tierra” (Isaías 37.16).

Dondequiera que usted mire, sea en los cielos o en la tierra, usted verá las maravillosas obras de Dios. El rey David, al contemplar la gloria de Dios en la naturaleza, cantó:

Los cielos cuentan la gloria de Dios,
Y el firmamento anuncia la obra de sus manos.

Un día emite palabra a otro día,
Y una noche a otra noche declara sabiduría.

No hay lenguaje, ni palabras,
Ni es oída su voz.

Por toda la tierra salió su voz,
Y hasta el extremo del mundo sus palabras (Salmo 19.1–4).

Observamos la gloria infinita de Dios en sus maravillosas obras a nuestro alrededor. Los cielos y la tierra proclaman la gloria de Dios. Esta gloria nos habla al mismo tiempo de las glorias venideras que serán aun más grandes. A él le adoramos por su poder incomparable, su gracia maravillosa, su amor tierno y su compasión hacia nosotros que somos criaturas indignas hechas de polvo. Miramos hacia los dominios insondables del Altísimo, y en nuestra imperfección procuramos estudiar las obras de Dios. Para hacer más fácil este estudio lo hemos dividido en dos partes: (A) LA CREACIÓN y (B) EL SEÑORÍO DIVINO.

A. LA CREACIÓN

Nuestro estudio comienza en el “principio” de Génesis 1.1. En lo que se refiere al tiempo anterior a la creación, Dios no le ha revelado nada al hombre excepto unas pocas palabras como en Juan 17.5 y Efesios 1.4. La frase “En el principio” señala el principio de todas las cosas que existen en nuestro universo. Aquí es donde Dios abre su primer capítulo de revelaciones y dice “creó Dios”, y es precisamente aquí donde el ateo con su filosofía humana empieza con “podríamos suponer que...”. Pero el hijo humilde de Dios cree el hecho sencillo que fue entonces cuando “Dios creó los cielos y la tierra”.

La semana de la creación

Génesis describe de la siguiente forma la obra de Dios durante la semana de la creación:

El primer día: La luz, el día y la noche

Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz. Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas. Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y la mañana un día (Génesis 1.3–5).

El segundo día: Los cielos

Luego dijo Dios: Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas. E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión, de las aguas que estaban sobre la expansión y fue así. Y llamó Dios a la expansión Cielos. Y fue la tarde y la mañana el día segundo (Génesis 1.6–8).

El tercer día: La tierra, el mar y las plantas

Dijo también Dios: Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar, y descúbrase lo seco. Y fue así. Y llamó Dios a lo seco Tierra, y a la reunión de las aguas llamó Mares. Y vio Dios que era bueno. Después dijo Dios: Produzca la tierra hierba verde, hierba que dé semilla; árbol de fruto que de fruto según su género, que su semilla esté en él, sobre la tierra. Y fue así. Produjo, pues, la tierra hierba verde, hierba que da semilla según su naturaleza, y árbol que da fruto, cuya semilla está en él, según su género. Y vio Dios que era bueno. Y fue la tarde y la mañana el día tercero (Génesis 1.9–13).

El cuarto día: El sol, la luna y las estrellas

Dijo luego Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche; y sirvan de señales para las estaciones, para días y años, y sean por lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así. E hizo Dios las dos grandes lumbreras; la lumbrera mayor para que señorease en el día, y la lumbrera menor para que señorease en la noche; hizo también las estrellas. Y las puso Dios en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra, y para señorear en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno. Y fue la tarde y la mañana el día cuarto (Génesis 1.14–19).

El quinto día: Los animales marinos y las aves

Dijo Dios: Produzcan las aguas seres vivientes, y aves que vuelen sobre la tierra, en la abierta expansión de los cielos. Y creó Dios los grandes monstruos marinos, y todo ser viviente que se mueve, que las aguas produjeron según su género, y toda ave alada según su especie. Y vio Dios que era bueno. Y Dios los bendijo, diciendo: Fructificad y multiplicaos, y llenad las aguas en los mares, y multiplíquense las aves en la tierra. Y fue la tarde y la mañana el día quinto (Génesis 1.20–23).

El sexto día: Los animales de la tierra y el hombre

Luego dijo Dios: Produzca la tierra seres vivientes según su género, bestias y serpientes y animales de la tierra según su especie. Y fue así. E hizo Dios animales de la tierra según su género, y ganado según su género, y todo animal que se arrastra sobre la tierra según su especie. Y vio Dios que era bueno. Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. (…) Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día sexto (Génesis 1.24–31).

El séptimo día: El reposo

Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo; y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo (Génesis 2.2).

Verdades acerca de la creación

1. Dios hace grandes hazañas con facilidad

Dios creó por medio de la palabra de su boca. Por ejemplo:

Y dijo Dios: sea la luz; y fue la luz.

Dijo también Dios: (...) Descúbrase lo seco. Y fue así.

Dios, con sólo hablar, creó los cielos y la tierra y ordenó la naturaleza. Es cierto que el hombre simplemente al oprimir un botón puede poner en movimiento grandes fábricas industriales; pero Dios hizo todo el mundo sin tener que esforzarse. Debemos acordarnos de este poder maravilloso e incomparable, no solamente al estudiar la creación, sino también al estudiar cómo él gobierna el universo.

2. Dios lleva a cabo toda su obra en perfección

Dios nunca tuvo que probar o desarrollar sus ideas. Lo que él hace, sirve. Tan perfecta fue la obra de Dios en la creación que los hombres han hecho un dios de este sistema ordenado y han tratado de probar con ello que no hay Dios.

3. Dios creó las distintas especies

Dios ordenó que los animales y las plantas que él mismo creó debieran reproducirse según su especie o según su género. No hay ninguna evidencia en este mundo que demuestre que alguna especie superior se ha desarrollado de una especie inferior.

4. Dios creó al hombre a su imagen

Dios creó al hombre del polvo de la tierra a su propia imagen. Esta verdad no armoniza con la teoría antibíblica de la evolución, la cual declara que el hombre se desarrolló de los animales inferiores en el transcurso de millones de años. La Biblia y la teoría de la evolución están en polos opuestos.

5. Dios le dio una posición exaltada al hombre

El hombre, como Dios lo creó, era único en la creación. Fue un ser viviente, llevó la imagen de su Creador y pudo comunicarse con él. Adán fue tan inteligente que pudo dar nombres a todos los animales que Dios había creado y tuvo dominio sobre toda la tierra. Dios creó la naturaleza para servir al hombre.

6. La creación manifiesta la sabiduría de Dios

Cada planta y cada animal cumplieron con el propósito que Dios le asignó. El reino animal fue puesto al cuidado del hombre. Dios ordenó todo y a cada una de sus criaturas les proveyó todo lo necesario. Él dio provisiones en abundancia para el contentamiento y bienestar de los hombres y los animales. Y para que los hombres entendieran de la manera que él lo había creado todo entonces aparece la explicación en los primeros dos capítulos de Génesis. Todo lo que Dios había hecho era “bueno en gran manera”.

Teoría del desarrollo progresivo

El elemento prominente en esta teoría es la evolución. La misma tiene varias modificaciones, desde el ateísmo absoluto hasta el intento de armonizar la evolución con la Biblia. Todas las modificaciones entran en conflicto cuando son confrontadas con la verdadera creación descrita en la Biblia. Veamos:

· Es difícil acomodar lo que pasó en los seis días específicos de la creación con la teoría de que los seis días fueron épocas geológicas que duraron millones de años. Es aun más difícil acomodar la idea de una progresión gradual con la declaración bíblica que Dios “formó al hombre del polvo de la tierra” y “creó Dios al hombre a su imagen”. Con esto vemos que el hombre no evolucionó de un microbio o de un mono, como muchos pretenden hacernos creer. (Lea Hebreos 11.3.) El hijo de Dios, aunque no tenga educación, comprende cómo fueron hechos los cielos y la tierra porque cree en lo que dice en Génesis.

· Los que defienden la teoría de la evolución tienen que confesar que sus creencias se basan en teorías que no se pueden comprobar. No se ha hallado el supuesto “eslabón perdido” entre el hombre y los animales. Todos los esfuerzos por comprobar que había una generación espontánea (es decir, que la vida apareció por sí misma donde no había existido), han fracasado grandemente. No hay evidencia en los fósiles que demuestre que una especie inferior se haya transformado en una especie superior. Mientras que la evolución carece de argumentos en tantas maneras, la Biblia se mantiene fiel y verdadera con el paso del tiempo. Lo que en una generación se considera ser una verdad científica, muchas veces en la generación siguiente se comprueba que es falsa. La teoría de la evolución de una especie a la otra no concuerda con las escrituras ni con lo que se observa hoy en la naturaleza.

· Nosotros nos negamos a llamar evolución a los mejoramientos que el hombre ha realizado en las especias. Es cierto que en muchos casos ha habido adelantos maravillosos, pero estos adelantos resultan de la sabiduría de Dios dada a los hombres y no por la naturaleza misma. La naturaleza, sin la intervención del hombre, regresa al estado original. El hombre ha transformado el durazno de ser una fruta pequeña y amarga a una fruta sabrosa y azucarada como la conocemos hoy. Pero aún así continúa siendo un durazno. El cerdo se ha desarrollado a un animal grande y gordo, en algunos casos pesando hasta media tonelada. Sin embargo, aun así continúa siendo un cerdo. El caballo más gordo y robusto de nuestros días, comparado con los más flacos y pequeños de la antigüedad, constituye otro ejemplo del desarrollo de las especies. No obstante, sigue siendo un caballo. Pero cuando el hombre no contribuye a la reproducción de las especies en el transcurso de unas pocas generaciones las mismas regresan a su estado natural.

· Los que se oponen a la milagrosa creación bíblica se enfrentan a un milagro aun más inexplicable: el origen de la materia de la nada. Si negamos que ésta fue creada por Dios no nos queda otra cosa que suponer que empezó por mera casualidad. El origen de la vida también es un milagro. Si negamos que la vida fue creada por Dios, no tenemos otro recurso más que concluir que las cosas comenzaron a vivir por medio de su propio poder. ¿Por qué los hombres se niegan a creer que los cielos y la tierra y todas las cosas que en ellos hay fueron hechas por el poder y el acto creativo de un Dios infinito? ¿Por qué apoyan la teoría del progreso gradual desde la nada hasta el estado presente del universo cuando ni una sola teoría sobre este punto ha sido comprobada? ¿Acaso pudiera ser que ellos quieran evitar una responsabilidad personal ante un Dios creador?

· Por último, nos negamos a creer en la teoría de la evolución que ahora es enseñada en la mayoría de los colegios, universidades y seminarios porque la misma nace del ateísmo. Los que apoyan la evolución niegan la palabra de Dios y a Dios mismo. Cuando el hombre adquiere una perspectiva falsa de Génesis 1–2 entonces él obtiene una perspectiva falsa de la Biblia en su conjunto. Todos los hombres de fe que proponen trasmitir la fe a las generaciones futuras deben prestar especial atención a este punto.

Dios, nuestro único testigo seguro

Tal vez usted se ha hecho la siguiente pregunta: “Si es cierto que los que se oponen a la Biblia se basan en teorías no comprobadas, ¿por qué hay tantas evidencias que parecen apoyarlas?” A esto contestamos: Ellos obtienen verdades parciales de estas evidencias y así las apariencias engañan. Ellos consideran las evidencias desde una perspectiva antibíblica. Aquí les presentamos algunas ilustraciones:

Por ejemplo, en las piedras de unas montañas a muchos kilómetros de distancia de un río o del mar son encontrados los fósiles de algunos peces. ¿Cómo llegaron hasta allí? Los que creen en el desarrollo lento de la evolución plantean que los cambios drásticos que tuvieron lugar durante millones de años provocaron este fenómeno. Por otra parte, cuando uno que cree la Biblia observa tal evidencia entonces inmediatamente piensa en los grandes cambios que resultaron del diluvio mundial en el tiempo de Noé. Y así concluye que la evidencia no prueba que pasó más tiempo que el que indica la Biblia.

También hubo un tiempo en que casi todos los científicos creían que el mundo era plano. En aquel tiempo era una tontería creer que la tierra fuera redonda. Ellos razonaron así: “Si el mundo fuera redondo los hombres se caerían”. Los científicos en aquel tiempo opinaban que las evidencias demostraban que el mundo era plano. Su conclusión se contradecía con lo que aparece en Isaías 40.22 que habla del “círculo de la tierra”. Por lo tanto, ellos estaban errados.

La Biblia es siempre la verdad. No cede a las teorías que la contradicen. En lugar de dudar acerca de las verdades de la Biblia lo que debemos hacer es confiar en Dios. Él es el único testigo competente de las cosas que sucedieron aun antes que hubiera seres humanos para hacer sus observaciones. Nos gusta alabar el nombre del Señor y decir como el salmista: “Desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios” (Salmo 90.2).

La pregunta que no nos corresponde hacernos es: ¿Será cierto todo lo que dice la Biblia?

Por el contrario, la misma debiera ser: ¿Acaso somos fieles a su palabra aunque otros la contradigan?

B. SEÑORÍO DIVINO

La creación del mundo fue sólo el principio de la obra de Dios para el bienestar de sus criaturas. La historia de la creación es sólo una introducción al poder y la sabiduría del Creador.

Dios no solamente creó los cielos y la tierra, sino que también sostiene el universo en la palma de su mano. Él gobierna sobre todas las cosas según su sabiduría y voluntad divina, es quien dicta el destino de los hombres y las naciones y quien también mueve los cielos y la tierra a favor de sus criaturas y para el bienestar de ellas.

El gobernador supremo del universo

Dios es el gobernador supremo del universo. “Los ojos de Jehová están en todo lugar, mirando a los malos y a los buenos” (Proverbios 15.3). Ni siquiera un pájaro cae al suelo sin que él lo vea, y Dios hasta cuenta los cabellos de nuestra cabeza. Dios les ha concedido poder a los hombres, a los ángeles y aun al propio diablo que “como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar” (1 Pedro 5.8). Pero Dios ha puesto un límite en el poder de todas sus criaturas. Nosotros no podemos cruzar ese límite. Muchos creen que el hombre tiene capacidades sin límite y que sólo tiene que desarrollarlas. Pero la fragilidad del hombre y su total dependencia de Dios son tan manifiestas que no es necesario discutirlas. Podríamos pensar que el diablo es el “dios de este siglo” y señor de todos sus dominios. Sin embargo, él está sujeto a las limitaciones que Dios le ha puesto. Esto lo podemos apreciar en el primer capítulo de Job. El Creador reina sobre toda su creación. Él es quien creó todas las cosas, y todas sus criaturas están sujetas a su santa voluntad. Él es Señor de todos (Hechos 10.36).

El administrador de todo

Dios es el administrador de todo. La mano fuerte de Dios está presente en cada acontecimiento a través de los siglos.

1. Él manda a sus ángeles

Él los manda como “espíritus ministradores, enviados para servicio a favor de los que serán herederos de la salvación” (Hebreos 1.14). Cristo, refiriéndose a los “pequeños” (Mateo 18.10), dice que “sus ángeles en los cielos ven siempre el rostro de mi Padre que está en los cielos”. El salmista igualmente nos informa que “el ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, y los defiende” (Salmo 34.7). En el fin, Dios enviará sus ángeles como segadores “y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo” (Mateo 13.39, 41). Ellos serán importantes mensajeros y ministros de Dios en el gran juicio venidero.

2. Él predomina en las debilidades del hombre

La gracia de Dios nunca se presentó al hombre con tanta claridad que cuando él impidió los esfuerzos de Satanás al proveer un Redentor para el rescate del hombre caído. El apóstol Pablo oró tres veces al Señor para que le quitara el aguijón en su carne, pero recibió la respuesta amorosa del Señor, “bástate mi gracia”, asegurándole que su oración le fue contestada con más sabiduría de lo que él había pensado. La promesa que “el Señor al que ama, disciplina”, nos recuerda que Dios, con un amor paternal, corrige a sus hijos. Esto concuerda con la seguridad de la promesa que “Dios (...) no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir” (1 Corintios 10.13) y que su otra promesa, “no te desampararé, ni te dejaré” (Hebreos 13.5) es segura y firme para siempre.

3. Él gobierna a las naciones

Tanto las naciones como los individuos están sujetos al poder de Dios. La historia de las naciones prueba que Dios juzga la iniquidad de cualquier nación a su debido tiempo. Él castigó a Egipto, a Babilonia y hasta a su propio pueblo Israel por sus pecados. El poder de Dios sobre las naciones se manifestó cuando sacó a Israel de la esclavitud de Egipto, cuando los entregó en manos del enemigo, cuando destruyó el ejército de Senaquerib, cuando arruinó el reino de Belsasar, cuando derrotó al ejército siríaco en manos de Eliseo y en muchas otras ocasiones. Aun en la actualidad la mano de Dios se puede ver en los asuntos de las naciones. Tanto las naciones como muchas personas a menudo no se someten a la voluntad de Dios. Es por ello que a algunos les parece que Dios no puede hacer nada, sino dejar que el diablo se aproveche de la situación. Pero con el paso del tiempo esto no probará la debilidad de Dios, sino su paciencia. El señorío de Dios se hace evidente en los castigos y en el poder de arruinar a toda una nación. Porque en el fin, “todas las naciones” (Mateo 25.32) llegarán al juicio, y la época presente terminará. En todas estas cosas el señorío y la mano gobernante de Dios están claramente visibles (Génesis 6; 11.1–9; 18.17–19.29; Éxodo 3.7–17; Josué 2.24; Jueces 2.11–23; 1 Samuel 15.1–23; 2 Reyes 17–19; Daniel 5).

4. Él gobierna los elementos

Dios gobierna la lluvia, la temperatura, el viento y las tormentas. Él contesta las oraciones de su pueblo en cuanto a estas cosas. Por ejemplo, Elías oró y la lluvia cesó. Oró otra vez y llovió en abundancia (1 Reyes 18; Santiago 5.17–18). Cuando Samuel oró hubo truenos en el tiempo de la mies y el pueblo tuvo miedo por esta manifestación del poder de Dios. En nuestros tiempos ha habido casos de gobernantes que atendiendo a las peticiones de los ciudadanos, han nombrado un día especial de oración dedicado a la lluvia. Varias veces ha llovido inmediatamente después de haber elevado estas fervientes peticiones a Dios. Sin embargo, algunas personas, aunque no dudan del poder de Dios, insisten en que los cambios del tiempo son gobernados por leyes fijas de la naturaleza misma. Pero, ¿quién estableció estas leyes fijas? ¿Acaso no puede el gobernador del universo, así como cualquier otro legislador terrenal, suspender, cambiar o aun revocar cualquier ley dentro de su poder? Debemos agradecer al Señor sea cual sea el estado del tiempo, porque sus leyes son perfectas y porque él ordena todas las cosas con sabiduría y para nuestro bien.

5. Él preserva su creación

Dios es el preservador de toda su creación. Esto se hace evidente en la declaración que aparece en Nehemías 9.6: “Tú solo eres Jehová; tú hiciste los cielos, y los cielos de los cielos, con todo su ejército, la tierra y todo lo que está en ella, los mares y todo lo que hay en ellos; y tú vivificas todas estas cosas, y los ejércitos de los cielos te adoran”. En las escrituras, Dios se muestra como el preservador de los fieles (Salmos 31.23; 97.10; 145.20; Proverbios 2.8). Además, él se muestra como el preservador de los hombres y de las bestias (Salmo 36.6). Los que confían en el Señor no tienen nada que temer. Él sostiene todas las cosas con su poder infinito y es leal a los suyos. Este poder y fidelidad se manifiestan por medio del Hijo, como se expresa en Hebreos 1.3: “El cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas”.

6. En sus manos está el destino de todas sus criaturas

El Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras (Mateo 16.27).

Dios es quien está sentado en su trono en la gloria, contemplando los pensamientos más íntimos y las intenciones de cada corazón humano. Cada ser humano algún día tendrá que comparecer ante él y dar cuenta de su mayordomía mientras estaba en el cuerpo (Hebreos 4.12; 2 Corintios 5.10).

Las leyes de Dios

Dios no gobierna arbitrariamente. Él gobierna con misericordia y justicia por medio de leyes que surgen de su propia naturaleza divina. Todas las cosas serán juzgadas según estas leyes. Todos somos gobernados aquí y también seremos juzgados por medio de las leyes de Dios. Jesús explicó, “la palabra que he hablado, ella le juzgará en el día postrero” (Juan 12.48). La justicia exacta y perfecta, y la misericordia, son posibles porque “Dios no hace acepción de personas” (Hechos 10.34).

Nuestro bienestar espiritual depende de si obedecemos o profanamos las leyes de Dios. “Todo lo que el hombre sembrare, eso también segará” (Gálatas 6.7). Si ahora guardamos las leyes de Dios entonces nos aseguramos que estaremos a su lado en la eternidad (Mateo 7.21–27).

Muchas naciones de la tierra han basado sus leyes en las leyes justas de Dios. La relación que existe entre las leyes de las naciones y las de Dios sugiere la idea que cuando el hombre busca la verdadera justicia entonces se remite a las leyes justas de Dios. La sabiduría de Dios se muestra en el hecho de que las naciones son más prósperas en la medida que éstas se acercan al modelo divino en sus leyes y en la administración de las mismas.

Lo que llamamos “las leyes de la naturaleza” son tan sólo las leyes que Dios ha creado para que gobiernen en esta creación. En cuanto a las leyes naturales, nosotros debemos considerar que Dios tiene poder, como cualquier legislador, de poner en vigor, suspender, modificar o revocar estas leyes. Cuando él suspende o modifica el funcionamiento de tales leyes (como a menudo hace para contestar nuestras oraciones) entonces a esto es a lo que llamamos un milagro. Ejemplos: El detenimiento del sol y la luna en los días de Josué; la sequía y la lluvia en los días de Elías; y la resurrección de Lázaro después que éste había estado muerto por cuatro días.

¿Acaso debemos asombrarnos de tales manifestaciones del poder de Dios? El mismo Dios que creó todas las cosas tiene poder para hacer con ellas lo que a él le plazca.

Fuente: elcristianismoprimitivo (PUNTO) com/doct2 (PUNTO) htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario