APROVECHA LOS ESPECIALES DE ESTA SEMANA EN TODOS NUESTROS EBOOKS EN AMAZON

miércoles, 10 de abril de 2013

El amor

Fuente: elcristianismoprimitivo (PUNTO) com/doct52 (PUNTO) htm

Capítulo 52

El amor

“Si me amáis, guardad mis mandamientos” (Juan 14.15).

En este capítulo hablamos del amor de Dios para con los humanos, especialmente para con sus hijos, y de nuestro amor para con Dios y los demás. No se trata del amor romántico.

El origen del amor

El origen del amor que se ve en los hijos de Dios se explica con esta frase: “El amor es de Dios” (1 Juan 4.7). Esto lo entendemos más a fondo cuando recordamos que “Dios es amor” (1 Juan 4.16). La persona que “está escondida con Cristo en Dios” (Colosenses 3.3) está llena y rebosando del amor de Dios que ha sido derramado en su corazón por el Espíritu Santo (Romanos 5.5). Por eso podemos decir: “Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero” (1 Juan 4.19).

Manifestaciones del amor de Dios

1. Jesucristo

“Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5.8). Vea, además, Juan 3.16. La evidencia más convincente del amor es que una persona esté dispuesta a sacrificarse por el bien de otra persona. Cuando el amor de Dios nos llena entonces seremos capaces de sacrificarnos por otros, aun por nuestros enemigos.

2. Su paciencia para con nosotros

Pedro nos recuerda en 2 Pedro 3.9 que la paciencia de Dios para con nosotros lo conmueve a retrasar su venida porque él no quiere “que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento”. Dios es muy paciente con nosotros. Él muchas veces soporta nuestras flaquezas y nuestra naturaleza obstinada. Y muchas veces nos ha bendecido ricamente a pesar de que no somos dignos de la más mínima de sus bendiciones. Dios es el ejemplo perfecto de lo que Pablo quiso decir cuando dijo: “El amor es sufrido, es benigno” (1 Corintios 13.4).

3. Lo que él hace por sus enemigos

“Todos nosotros nos descarriamos como ovejas” (Isaías 53.6). Éramos enemigos de Dios. Sin embargo, fue cuando nosotros éramos enemigos de Dios que él nos reconcilió consigo mismo por medio de su Hijo (Romanos 5.10). La verdadera prueba del amor no es lo que uno hace por sus amigos, sino lo que hace por sus enemigos. (Lea Mateo 5.38–48.)

4. Sus abundantes provisiones para nuestra alegría y bienestar

Dios no se dio por satisfecho con sólo hacer posible nuestra salvación, lo cual era mucho más de lo que merecíamos, sino que él hizo mucho más. Su actitud no es: “Ahora ya he hecho mi parte; si usted muere y va al infierno es culpa suya, no mía”. A veces escuchamos a los hombres decir cosas así, pero a Dios nunca. Todo lo que Dios ha hecho por nosotros surgió de un corazón rebosante de amor. Él nos redimió del pecado, de la muerte y del infierno, sacrificando a su Hijo unigénito para llevar a cabo su propósito. El cielo y la tierra fueron hechos para nuestra alegría y bienestar tanto como para su gloria. Él nos dio el evangelio, lo selló con la sangre de su Hijo y nos mandó al Espíritu Santo para guiarnos a toda la verdad. Nos hizo parte de su iglesia y nos capacitó para llevar el evangelio a todas las naciones a fin de que todos puedan saber acerca de su salvación bendita. En todas partes hay evidencias del amor generoso de Dios para con sus criaturas.

Cómo se manifiesta nuestro amor para con Dios

1. Obedecer a Dios

Cristo dijo: “Si me amáis, guardad mis mandamientos” (Juan 14.15). Y expresó la misma verdad de otra manera cuando dijo: “Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando” (Juan 15.14). Y otra vez: “El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama” (Juan 14.21). En Juan 14.23 él dice: “El que me ama, mi palabra guardará”. El amor y la obediencia son inseparables.

2. Amar a los hermanos

“Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto? Y nosotros tenemos este mandamiento de él: El que ama a Dios, ame también a su hermano” (1 Juan 4.20–21). Con esto concuerda la enseñanza de Jesús en Mateo 22.34–40 donde él declaró que el mandamiento de amar a su prójimo es semejante al mandamiento de amar a Dios.

3. Amar a nuestros enemigos

Leemos acerca de esto en Mateo 5.38–48. Este amor es la roca sobre la cual está fundada la doctrina bíblica de la no resistencia. La prueba de fuego de nuestro amor no es si amamos a los que nos aman, sino si amamos a los que nos ultrajan y nos persiguen. En esto hay una diferencia importante entre el santo y el pecador. Después que Cristo nos enseñó a amar a los enemigos tanto como a los amigos, dijo: “Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto” (Mateo 5.48).

¿Cómo es nuestro amor para con nuestros enemigos? ¿Estamos libres de malicia, envidia y de un deseo de “desquitarnos” con nuestros enemigos? ¿Acaso les devolvemos bien por mal? Ésta es la verdadera prueba de nuestro amor.

4. Servir fielmente

Los hijos que aman a sus padres rinden fiel servicio; no porque tengan que hacerlo, sino porque el amor los constriñe a hacerlo. Como hijos de Dios no somos esclavos, sino libres. “El amor de Cristo nos constriñe” (2 Corintios 5.14) a rendir un servicio fiel, obediente y voluntario. Dondequiera que encontramos a siervos voluntarios de Dios podemos saber que estamos viendo gente que lo ama.

El amor en acción

Primera de Corintios 13 explica lo que el amor en verdad hace. En el principio del capítulo, Pablo enseña que lo que hacemos que no es motivado por el amor de Dios no vale. Luego sigue diciendo:

El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser.

Aplique esta enseñanza a la vida diaria, a la vida hogareña, a la vida social, a los negocios... El amor de Dios es más que sólo una teoría; produce acción en la vida.

Las maravillas del amor de Dios

1. La maravilla de su gracia hacia nosotros

La gracia de Dios es la mayor de todas las maravillas de su amor. Juan dijo: “Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios” (1 Juan 3.l). David sin duda tenía sentimientos semejantes cuando exclamó: “Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que tú formaste, digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria?” (Salmos 8.3–4). Nuestro Dios Todopoderoso puede crear innumerables seres celestiales para alabar su nombre; tiene su trono en los cielos mientras que la tierra es estrado de sus pies; su grandeza y gloria infinita están más allá de la comprensión de los humanos. ¿Por qué debiera prestar la menor atención a una criatura tan débil, vil e indigna como el ser humano? Pero no sólo nos prestó atención, sino nos adoptó en su familia gloriosa, convirtiéndonos en sus hijos e hijas. Tenemos que concluir, diciendo: él nos ama.

2. La maravilla del poder de su amor

Los cielos y la tierra fueron hechos por Dios para el bien y la felicidad del hombre. El amor trajo a Cristo al mundo y le llevó al Calvario. El amor de Dios hace que él reciba a todo el que acude a Cristo. El amor de Dios sí es fuerte. Su poder se verá también en los millones de almas que bendecirán el nombre de Dios por los siglos de los siglos. Las huestes redimidas en la eternidad estarán allí por el maravilloso e incomparable poder del amor de Dios. En el amor hay un poder que la fuerza física nunca puede igualar. ¿Podemos comprenderlo? ¿Usamos este poder en nuestras relaciones con nuestros conciudadanos?

3. La maravilla de que su amor echa fuera el temor

Los que tienen paz con Dios pueden enfrentar las realidades del mundo venidero en plena certidumbre de esperanza y amor. Pueden enfrentar la muerte sin temor. Los que tienen puesta la mirada en las cosas de arriba viven en una comunión tan íntima con Dios que no tienen nada que temer. “En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor” (1 Juan 4.18).

Fuente: elcristianismoprimitivo (PUNTO) com/doct52 (PUNTO) htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario