APROVECHA LOS ESPECIALES DE ESTA SEMANA EN TODOS NUESTROS EBOOKS EN AMAZON

miércoles, 10 de abril de 2013

La abnegación

Fuente: elcristianismoprimitivo (PUNTO) com/doct48 (PUNTO) htm

Capítulo 48

La abnegación

“Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará” (Lucas 9.23–24).

Parece ser una contradicción, pero según nos dicen las escrituras para salvar la vida hay que perderla; y para perderla sólo hay que tratar de salvarla. A los que están vivos espiritualmente se dice: “Habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios” (Colosenses 3.3). La vida eterna es sólo para aquellos que se niegan a sí mismos, crucificando al primer Adán (el hombre viejo) para que el segundo Adán (Cristo) reine en su vida (Mateo 10.39; 16.25; Marcos 8.34–38; Lucas 17.33; Juan 12.25).

¿Por qué negarse a sí mismo?

1. Es esencial para vivir en Cristo

Esta es la razón principal por la cual debemos abnegarnos. Lea Marcos 8.34–35; Lucas 9.23–24; 14.27. Para experimentar la vida del Cristo resucitado tenemos que participar en su muerte. Es decir, que para nacer de nuevo la vieja vida tiene que morir, y para andar en vida nueva hay que vivir negándose a sí mismo diariamente.

La carne y el Espíritu Santo son enemigos. No podemos vivir en los dos a la misma vez (Romanos 8.1–2; Gálatas 5.17–23; 6.7–8). Es inútil pensar que uno puede vivir una vida agradable a Dios sin tener al cuerpo bajo sujeción, o sea, crucificado.

2. Satisfacer los deseos de la carne corrompe a uno mismo y a otros

Siguiendo las concupiscencias de la carne, los hombres se han hecho borrachos, glotones, adúlteros, mentirosos, ladrones, asesinos y esclavos a toda forma de pecado. Satanás llega a los hombres y les tienta a ceder a “los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida” (1 Juan 2.16). Aunque el pecado les parece deseable, su fin es corrupción. El mismo destruye a los que lo cometen, a sus hogares y a sus comunidades. Por nuestro propio bien y por el bien de los que están a nuestro alrededor, tenemos que negarnos a nosotros mismos a diario.

3. Sólo así podemos vivir en victoria

Los apetitos legítimos del cuerpo son de Dios, son esenciales a la vida y son puros y sanos. Pero cuando uno permite que ellos reinen en nuestras vidas entonces Satanás entra al alma por medio de ellos y logra arruinarla. Entre estos apetitos están el anhelo de comer, el deseo de descansar o permanecer en el ocio y el apetito sexual. Si estos apetitos no se controlan producen toda clase de desenfreno y pecado.

Cristo “fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado” (Hebreos 4.15). ¿Por qué? Él practicaba la abnegación; controlaba su cuerpo y nunca cedió a la tentación. Si usted da rienda suelta a los impulsos de la carne caerá en el pecado. Pero si usted por medio del poder del Espíritu Santo mantiene su cuerpo en sujeción entonces vivirá una vida victoriosa. El secreto de la vida victoriosa es mantener cada deseo corporal en el lugar que Dios le ha asignado.

4. Los que se abniegan por causa de Cristo encuentran bendiciones

Los que practican la abnegación pueden gozarse aun en medio del sufrimiento. Pablo dijo: “Las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse” (Romanos 8.18). Por lo general, ¿quiénes gozan de la mejor salud? ¿Los que controlan sus apetitos o los que se entregan al desenfreno? ¿Quiénes son los más libres? ¿Los que dominan sus pasiones o los libertinos? ¿Quiénes son los más prósperos materialmente? ¿Los que se niegan a sí mismos o los que compran lo que les dé la gana? ¿Quiénes son los más felices? ¿Los que se niegan a los placeres pecaminosos de esta vida o los que gratifican la carne y siguen el placer y la vanidad? Satisfacerse a sí mismo gratifica por el momento, mas al fin trae la derrota y los problemas.

5. El que se niega a sí mismo para seguir a Cristo es útil para Dios

La obra de Cristo avanza porque hay hombres y mujeres que se han consagrado a Dios. Esta gente domina su cuerpo y vive una vida que “está escondida con Cristo en Dios” (Colosenses 3.3). Su corazón, sus planes, su dinero, están sobre el altar del Señor. La salvación de nuestras almas fue hecha posible por el sacrificio de Jesucristo. De la misma manera, la obra de Dios avanza y se extiende por el sacrificio de hombres y mujeres cuyas vidas están sobre el altar del Señor.

6. La abnegación rinde fruto eterna

Sin duda Esaú disfrutó su guisado (Génesis 25.34). Pero, ¿qué fue eso en comparación con la pérdida de la primogenitura? El hombre rico disfrutó sus banquetes espléndidos; pero, ¡qué clamores en el infierno! Los placeres del pecado son temporales, mientras que las bendiciones de la abnegación por causa de Cristo son eternas. No olvidemos que el desenfreno termina en el infierno, mientras que la abnegación por causa de Cristo marca el camino que termina en la gloria eterna.

Lo que se debe negar

1. A sí mismo

Jesús dijo: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame” (Lucas 9.23). Los que reciben a Cristo tienen que entregarse por completo a él. “Ya no viven para sí… De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas” (2 Corintios 5.15, 17). Negarnos muchas cosas sin negarnos a nosotros mismos puede resultar una vida ordenada, pero no una vida nueva. Este tipo de vida no vale nada para Dios.

2. El pecado

“Hijo mío, si los pecadores te quisieren engañar, no consientas” (Proverbios 1.10). “Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría; cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia” (Colosenses 3.5–6). Asegúrese de decir NO a la carne cada vez que sea tentado a cometer algún pecado, sea cosa grande o chica, cosa popular o cosa despreciada (Gálatas 5.24; 1 Pedro 2.11; 4.3–4).

3. Cosas dudosas

Muchas veces nos enfrentamos con cosas que no sabemos si son buenas o malas. Antes de participar en algo dudoso, busque la voluntad de Dios acerca del asunto. Cuando somos tentados a hacer algo sólo porque otros lo hacen, es mejor no hacerlo sin antes buscar la voluntad de Dios para saber si es bueno o malo. Luego, actúe conforme a lo que Dios le revela. “El que duda sobre lo que come, es condenado, porque no lo hace con fe; y todo lo que no proviene de fe, es pecado” (Romanos 14.23).

4. Cosas lícitas que hacen tropezar a otra persona

A Pablo no le molestaba en la conciencia comer carne porque él sabía que las normas de la ley en cuanto a comer carne fueron todas anuladas en el evangelio de Cristo. Sin embargo, Pablo estaba dispuesto a renunciar a este privilegio si era una ofensa a otros. Él dijo que “bueno es no comer carne, ni beber vino, ni nada en que tu hermano tropiece, o se ofenda, o se debilite” (Romanos 14.21). Dijo que “si la comida le es a mi hermano ocasión de caer, no comeré carne jamás” (1 Corintios 8.13). Cualquier privilegio deja de ser privilegio cuando llega a ser tropiezo a otros (Romanos 14.15). La palabra “comida” que se menciona en este versículo se puede sustituir por cualquier privilegio que usted insiste en practicar aunque sepa que, al hacerlo, otros van a perderse.

5. Cosas que impiden nuestra más alta utilidad

Dios lo ha llamado a usted a una obra. Por eso usted debe dejar cualquier cosa en su vida que impida su más alta utilidad a Dios. ¿Por qué fue llamado Abraham de su hogar y parentela para llegar a ser un peregrino? Dios tenía un propósito: convertirlo en el padre de los fieles; convertirlo en cabeza de una gran nación; hacer que en su simiente todas las naciones de la tierra fueran benditas. ¿Por qué el misionero debe abandonar las amistades, su país de origen, y pasar su vida en tierras lejanas? Él lo hace para obedecer la gran comisión dada a la iglesia por Cristo. Pablo se quedó sin casarse no porque le fuera incorrecto “traer (...) una hermana por mujer” (1 Corintios 9.5), sino porque la obra en que se encontraba era tal que este privilegio hubiera sido un obstáculo para su utilidad a Cristo y a los hermanos. El negarse a sí mismo abarca más que sólo decir NO a las tentaciones de la carne y abstenerse de ciertos privilegios que pudieran llegar a ser tropiezo a otro. Más bien, el negarse a sí mismo incluye dejar cosas lícitas, agradables y bellas por servir a Dios.

Ejemplos notables de la abnegación

1. Cristo

Lea Filipenses 2.5–11. Cristo “no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo”. La comodidad, la popularidad, las riquezas y la gloria; él lo sacrificó todo. Su vida entera fue sacrificada para hacer la obra a la cual Dios lo había llamado. Al ver los resultados de su abnegación nos percatamos de que él no sólo libró a millones de almas de la cautividad del pecado, sino que, además “Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre” (Filipenses 2.9).

2. Abraham

Cuando Dios llamó a Abraham él dejó su hogar, su parentela y sus amigos. Pasó el resto de su vida en el extranjero, y murió sin recibir lo que le fue prometido. Abraham hasta estuvo dispuesto a sacrificar a su hijo cuando Dios se lo pidió. Por fe él se abnegó y llegó a ser “el padre de los fieles”, y en su simiente son bienaventuradas todas las naciones de la tierra (Gálatas 3.8).

3. Moisés

Moisés sacrificó una buena carrera (Hebreos 11.24–26) a fin de cumplir el propósito de Dios para su vida. Él dejó la gloria y las riquezas pasajeras de la tierra, ganando así la gloria y las riquezas eternas.

4. Los pescadores de Galilea

Lea Marcos 1.18; Lucas 5.10–11. Cuando Cristo llamó a los pescadores de Galilea ellos dejaron todo y lo siguieron. Al dejar sus redes, estos pescadores estaban dejando su medio de ganarse la vida. No conocían el futuro, pero lo dejaron todo para seguir a Jesús.

5. Saulo de Tarso

Cuando vemos la posición que Saulo había logrado en su carrera religiosa (Filipenses 3.1–10) entonces comprendemos lo que le costó a él dejar esa carrera prometedora para servir al Dios vivo. ¿Acaso esto valió la pena? ¡Claro que sí! Pablo mismo da su testimonio en 2 Timoteo 4.5–8.

De estos y otros ejemplos aprendemos que aunque negarse a sí mismo es un sacrificio es la única manera de recibir las ricas bendiciones de Dios. Y es la única manera en que podemos serle útiles a Dios en su reino.

Las recompensas

Negarse a sí mismo no termina en sufrimiento y derrota. Más bien, es la liberación del señorío de nuestro ego para vivir en Cristo y tenerle a él viviendo en nosotros. Al dejar los goces pasajeros de la vida pecaminosa recibimos el gozo del Señor y finalmente obtendremos las realidades eternas del cielo mismo (Salmo 16.11). Al renunciar a nuestra propia justicia, Dios nos justifica gratuitamente. Al negarnos las riquezas terrenales, las cambiamos por las riquezas eternas del cielo. Y así es con toda cosa que sacrificamos por Cristo: es un cambio de cosas deseadas por la carne por algo de mucho más valor. Jesús fue un ejemplo perfecto de cómo negarse a sí mismo. Él se entregó a la muerte en la cruz. Por eso “Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre” (Filipenses 2.9). No tema usted seguir sus pasos. Algún día Dios lo recompensará por abnegarse y usted verá que negarse a sí mismo es en realidad cambiar la tierra por el cielo.

Fuente: elcristianismoprimitivo (PUNTO) com/doct48 (PUNTO) htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario